5 señales de que estás en una relación violenta

Desde gritos hasta empujones son tan sólo algunas de las señales que manifiestan la violencia física o psicológica en las relaciones de pareja. Las causas son diversas y están relacionadas con la presencia de celos y miedo al abandono.

De acuerdo con Pablo Guerrero Ibarguengoytia, psicólogo por la Universidad Iberoamericana, los detonantes para que una persona sea violenta pueden llegar a ser baja tolerancia a la frustración y poco control sobre sus impulsos, por lo que busca descargarlos en el momento. Además de que en el pasado haya sido víctima de algún tipo de violencia.

Señala que las mujeres justifican estas acciones diciéndose a sí mismas que al final de todo su pareja es una buena persona, “en el fondo si me quiere” y “me prometió que va a cambiar, son algunas de ellas”, afirma.

Sin embargo, estas personas aceptan las condiciones de la relación debido a que crecieron rodeadas de experiencias similares y a que tienen miedo al abandono.

“Muchas veces de una manera inconsciente prefieren estar con alguien recibiendo un trato así a ser abandonadas”, dice el especialista.

Algunas señales de violencia psicológica para identificar si te encuentras dentro de una relación peligrosa son:

  • Sometimiento. Quien somete también tiene baja autoestima y falta de confianza, sólo que se ha sobre adaptado y se ha ocultado tras la máscara de quien es seguro, dominante, autoritario. Por eso en primer lugar seduce y luego confunde y tergiversa los hechos para dominar.

  • Control económico. Sucede cuando uno de los dos controla todos los ingresos del hogar, sin importar quien provea el dinero. Manipula el dinero o se lo provee en forma limitada al otro.

  • Amenazas. El chantaje emocional es una forma de manipulación muy poderosa en la cual las personas cercanas y afectivas amenazan, directa o indirectamente, con castigar al otro de alguna manera si no hace lo que ellos quieran.

  • Violencia física: Es el uso intencional de la fuerza o poder físico contra otra persona que causa lesiones físicas o incluso, la muerte.

  • Control de actividades. Todo inicia como una sutil sugerencia de qué hacer, comer, hablar, reír o vestir, en alguno de los casos las sugerencias se convierten en órdenes, exigencias, controles encubiertos, gestos amenazantes.

Fuente.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here