Armados con fusiles y con el rostro tapado, un cartel reivindica el secuestro de dos policías en México

Presuntos integrantes del Cartel Jalisco Nueva Generación aparecen en un vídeo junto a dos agentes federales, desaparecidos desde el pasado 5 de febrero.

La puesta en escena recuerda a las que ha empleado el ISIS, las víctimas en primer plano, de rodillas, obligadas a leer, o recitar, o decir lo que sus captores piden que digan. Sus guardianes detrás, armados, la cara cubierta. El vídeo no llega esta vez de Siria o Irak, sino de algún lugar del centro de México. Las víctimas son dos agentes federales y los secuestradores, presuntos integrantes del Cártel Jalisco Nueva Generación, CJNG.

En un país donde todos los días hay asesinatos y balaceras, con el crimen al alza y a pocos meses de las elecciones presidenciales, la noticia no ha sido tanto el secuestro de los funcionarios, como el descaro de los encapuchados. Sean o no parte del CJNG, herederos naturales del Cártel de Sinaloa, llama la atención el atrevimiento, el desafío de grabar un vídeo en que el estado, encarnado en sus agentes, aparece arrodillado.

Todo esto, apenas unos días después de la aparición de un mensaje en Ciudad de México, una narcomanta, firmada igualmente por el CJNG, cosa que nunca antes había ocurrido.

El vídeo trascendió el domingo, cierre de la precampaña electoral, con todos los candidatos jaleando a sus seguidores en diferentes puntos del país. Pronto llegó a las redes sociales, expandiéndose a las portadas web de los diarios, tocando finalmente a la puerta de la Procuraduría General de la República, PGR, patrona de los agentes.

En el vídeo, los dos se presentan y explican que “el venir a esta ciudad”, sin referir cual, fue decisión de los ministros de Gobernación, Defensa y Armada. Que les mandaron a “hacer inteligencia”, y les dieron permiso de actuar por libre, junto con efectivos de la Armada, con tal de acabar con sus objetivos. Permiso de torturar, secuestrar y robar, “sin respetar mujeres, niños, ni mayores”. De momento, no se sabe más de ellos, no hay petición de rescate.

En un comunicado, la PGR informó de que efectivamente los que aparecen en el vídeo son Octavio Martínez Quiroz y Alfonso Hernández Villavicencio, de 26 y 28 años, adscritos a la Agencia de Investigación Criminal. La procuraduría dice también que les perdió la pista el pasado 5 de febrero, cuando “se encontraban en días de descanso y acudían a un evento familiar al estado de Nayarit”.

Se ignora de qué evento se trataba, o de la familia de quién de los dos era el evento, si fueron en vehículo oficial o particular, cualquier detalle que permita armar una hipótesis sobre lo ocurrido.

Lo cierto es que Nayarit fue o ha sido hasta hace poco terreno en disputa. Por un lado, el CJNG ha tratado de expandirse hacia el norte, por la costa de Jalisco hacia Nayarit. Por otro, la organización de Sinaloa ha intentado mantener la plaza, gracias a viejas alianzas con grupos del extinto Cártel de los Beltrán Leyva. Nayarit queda entre ambos estados: es la bisagra entre el presente y el pasado el narcotráfico en México.

Hace justo un año, marinos de la Armada acabaron en Nayarit con el grupo de Los H, célula de los Beltrán Leyva. Fue en Tepic, la capital. Los marinos rodearon a Los H en una casa de seguridad. Un helicóptero les dio cobertura por aire, llegando a disparar, provocando el asombro de medio país por su contundencia. Todos murieron. Las imágenes, claro, infectaron las redes en cuestión de minutos.

No se sabe muy bien qué ha pasado en Nayarit desde entonces. En septiembre, alguien dejó una narcomanta en una carretera de la entidad. Lo firmaba el CJNG y anunciaba una “limpia”. En estos meses, los ataques a agentes de la fiscalía local han aumentado, igual que las denuncias, oficiales o no, por desaparición. El Colectivo Familias Unidas calcula que desde junio son más de 100 casos.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here