Las mejores frases de Nelson Mandela: se cumplen 100 años de su nacimiento

Este 18 de julio se conmemoran cien años del nacimiento de Nelson Rolihlahla Mandela, abogado, activista, político y filántropo sudafricano que  luchó durante toda su vida contra la desigualdad social y el racismo institucionalizado.

En 1944 Mandela se afilió al Congreso Nacional Africano y estuvo comprometido con la resistencia contra las políticas de apartheid del gobernante Partido Nacional durante muchos años hasta que fue arrestado en agosto de 1962.

Madiba, como le llamaban quienes más le apreciaban, permaneció encarcelado más de 27 años, durante los cuales su reputación como potente símbolo de la resistencia para el movimiento antiapartheid creció sin cesar.

Liberado en 1990, recibió el Premio Nobel de la Paz en 1993 y fue investido como el primer presidente elegido democráticamente en Sudáfrica en 1994.

Es autor de los bestsellers internacionales El largo camino hacia la Libertad y Conversaciones conmigo mismo, además de un libro infantil donde Mandela recogió los cuentos más bellos y antiguos de África: Mis cuentos africanos (Siruela).

 Aprendí que el coraje no era la ausencia de miedo, sino el triunfo sobre él. El valiente no es el que no siente miedo, sino el que vence ese temor.

 Aprendí que el coraje no era la ausencia de miedo, sino el triunfo sobre él. El valiente no es quien no siente miedo, sino aquel que conquista ese miedo.

 Que tus opciones reflejen tus esperanzas, no tus miedos.

 Porque ser libre no es solamente desamarrarse las propias cadenas, sino vivir en una forma que respete y mejore la libertad de los demás.

 Un ganador es un soñador que nunca se rinde.

 Me gustan los amigos que tienen pensamientos independientes porque suelen hacerte ver los problemas desde todos los ángulos.

 Nadie nace odiando a otra persona por el color de su piel, o su origen, o su religión.

 Mucha gente en este país ha pagado un precio antes de mí, y muchos pagarán el precio después de mí.

 Las apariencias importan, recuerda sonreír.

 Después de subir una gran colina, uno encuentra que hay muchas más colinas para subir.

 Si yo tuviera el tiempo en mis manos haría lo mismo otra vez. Lo mismo que haría cualquier hombre que se atreva a llamarse a sí mismo hombre.

 Si hablas con un hombre en un idioma que entiende, eso le va a la cabeza. Si hablas con él en su idioma, eso le va al corazón.

 Lograrás más en este mundo mediante actos de misericordia que con actos de represión.

 Nunca he considerado un hombre como mi superior, ni en mi vida fuera, ni dentro de la cárcel.

 Nunca pienso en el tiempo que he perdido. Solo desarrollo un programa que ya está ahí. Que está trazado para mí.

 Los verdaderos líderes deben estar dispuestos a sacrificarlo todo por la libertad de su pueblo.

 La mayor gloria no es no caer nunca, sino levantarse siempre.

 Si quieres hacer las paces con tu enemigo, tienes que trabajar con tu enemigo. Entonces se vuelve tu compañero.

 La educación es el arma más poderosa que puedes usar para cambiar el mundo.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here