Persisten ilegalidades de Gertz Manero

Alejandro Gertz Manero, el Fiscal General de la República (FGR), es un claro ejemplo político de abuso de su poder para perseguir inocentes y salir beneficiado por sus conflictos de interés.

Recientemente tuvo una reunión con el ministro presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), Arturo Zaldívar, en donde se tocaron muchos temas actuales en la FGR, uno de ellos el de la UDLAP y otro el caso es el de su cuñada quien se encuentra en prisión injustamente, donde él fue quien ordenó encarcelarla.

La situación con la UDLAP y la Fundación Jenkins ya era un caso cerrado pero por querer beneficiarse de él, ha movido mar y tierra para lograr lo que ahorita está sucediendo, que es la toma de las instalaciones y querer revocar de forma permanente al patronato original de la fundación. Ahora lo que ha pedido es el volver abrir el caso, lo cual por ley ya no puede hacerse ni juzgarse por lo mismo, y volver a verificar los datos, ya que el no se ha cansado de insistir que se juzgue a la familia Jenkins por algo que no han hecho.

En el caso de su cuñada, ahora pide ayuda a Arturo Zaldívar, presidente de la Corte, para trabajar en conjunto y hacer las investigaciones debidas y evitar que él sea acusado, pues su familia política igual lo demanda por conflictos en los que se ha metido y no ha recibido justicia.