Aunque hay más afiliados a servicios de salud pública, creció el uso de consultorios y farmacias privadas

Durante la administración del presidente Peña Nieto, un total de 6.2 millones de mexicanos más tienen acceso a servicios de salud pública, así lo presume el Gobierno federal, a través de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol).

Su titular, Eviel Pérez, destacó el pasado 30 de enero que ahora más mexicanos tienen “acceso a consultas, doctores y medicamentos”. Y así lo corrobora el último reporte del Coneval, el cual expone que la falta de acceso a salud fue una de las carencias sociales que se redujeron entre 2012 y 2016.

No obstante, las cifras oficiales también muestran que, aunque hay más mexicanos afiliados a servicios de salud, el gasto del Gobierno en sanidad pública se redujo en el sexenio de Peña Nieto.

De 2012 a 2018, el presupuesto total designado a la función Salud se contrajo en 2%, al pasar de 580 mil millones de pesos a 569 mil millones, en términos reales.

Este recorte, aunado al aumento del número de personas que, como presume el Gobierno, se han afiliado a las instituciones públicas de salud, ha tenido un impacto negativo en las cifras de gasto per cápita: el Ejecutivo gastó en 2012 un total de 3 mil 826 pesos en servicios de salud por ciudadano; y en 2018 gastará 3 mil 615 pesos; una reducción de 5.5%.

Judith Méndez, investigadora de Salud y Finanzas del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP), explica en entrevista con Animal Político que un mayor acceso “teórico” a servicios de salud pública, no equivale en automático a una mejora de la atención sanitaria, o de la calidad del servicio.

“Si hay mayores cifras de filiación pero éstas no van acompañadas de una mayor presupuesto, difícilmente va a haber un beneficio real para la ciudadanía”, plantea la investigadora del CIEP.

Aumenta el gasto de los ciudadanos en salud

De hecho, subraya, el aumento de afiliados más los recortes al presupuesto en Salud pública lo que está generando es “mayor presión” en los bolsillos de la ciudadanía, que está gastando más dinero en atención primaria, hospitalaria, y medicamentos.

Por ejemplo, un beneficiario del Seguro Popular incrementó su gastó en 163 pesos: pasó de gastar mil 324 pesos en 2014, a mil 487 en 2016, un 12% al alza.

Un afiliado del ISSSTE aumentó su gasto en 294 pesos –de 3 mil 039 a 3 mil 333 pesos, 9.6% más-. Un afiliado al IMSS gastó 168 pesos más –de mil 958 a 2 mil 125, 8.5% más-;  y un afiliado a Pemex incrementó su gasto 234 pesos –de mil 937 a 2 mil 172 pesos, 12% más-.

El informe también apunta que aumentó el ‘gasto catastrófico’ en salud. Este apartado hace referencia a cuando el 30% de los ingresos de un hogar se va a atención sanitaria.

En 2016, sumaron 189 mil 751 hogares que tuvieron ‘gasto catastrófico’ en atención sanitaria; 21 mil 402 más que en 2014 (12.7% al alza).

Más afiliados al Seguro… y más uso de farmacias privadas

La investigadora Judith Méndez agrega que un aumento de las personas afiliadas a servicios de salud, tampoco implica que, en efecto, más personas estén utilizando esos servicios.

Si se comparan los datos del INEGI de 2014 y 2016, se aprecia que hubo un incremento de 3.6 millones de personas afiliadas al Seguro Popular, confirmando así los resultados que el Coneval presentó en agosto del año pasado, en cuanto a la disminución de la pobreza por acceso a los servicios de salud.

Sin embargo, al analizar las respuestas que la ciudadanía dio al INEGI en el apartado ‘¿En dónde se atendió?’, el informe del CIEP revela que hay una tendencia creciente en el uso de consultorios y farmacias privadas.

“A pesar de que se incrementó el acceso a la salud con un mayor número de afiliados al Seguro Popular, el uso efectivo de este programa se redujo de 61% en 2014, a 57% en 2016. En cambio, el uso de los servicios privados de salud se incrementó de 27% a 31% en los mismos años”, recalca el documento.

¿Y se redujo la pobreza?

Además de presumir que más mexicanos tienen acceso a servicios de salud, el Gobierno Federal también aseguró que se ha reducido el número de pobres en el país.

El titular de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol), Eviel Pérez, dijo que un total de 4.5 millones de mexicanos dejaron de ser pobres y vulnerables con Peña Nieto.

También señaló que 2.2 millones de personas salieron de la pobreza extrema y se redujeron los niveles de carencias sociales de la población, como la falta de acceso a servicios de salud y seguridad social.

El Sabueso, el ejercicio de ‘fact checking’ de Animal Político, corroboró que se redujo el número de personas que viven en pobreza extrema, así como el número de población ‘no pobre’, según datos del Coneval. Sin embargo, otras cifras de este mismo organismo autónomo refieren que las personas “en situación de pobreza” no se redujeron en la presente administración. Al contrario, aumentaron: en 2016 se registraron 53.4 millones de personas en esta situación, 68 mil más que al inicio del sexenio.

El titular de Sedesol también omitió mencionar en su discurso otro dato clave: el número de personas “con pobreza o vulnerabilidad” aumentó con Peña a 94.9 millones en 2016. Un incremento de 789 mil personas en comparación con 2012.

Fuente. 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here