Listos ensayos clínicos para encontrar una vacuna contra el Covid-19

Definitivamente el Covid-19 sigue extendiéndose por Occidente mientras su segunda oleada golpea a Asia. Con la cifra de víctimas mortales ya por encima de las 100.000 y la de infectados rozando los 2 millones, cada vez parece más evidente que solo una vacuna podrá devolver el mundo a la normalidad. La carrera por dar con la solución, sin ser ajena a su dimensión propagandística, continúa. Los proyectos de Estados Unidos y China, que comenzaron sus ensayos clínicos el mes pasado, siguen en cabeza: el inyectable del gigante asiático ya está preparado para avanzar a la segunda fase.

Así lo anunció la firma responsable, CanSino Biologics, el pasado jueves. Este proyecto ha sido desarrollado en colaboración con la Academia Militar de Ciencias Médicas del Ejército Popular de Liberación (EPL), las fuerzas armadas chinas. Los esfuerzos sobre el terreno han estado dirigidos por la bioingeniera y general de brigada Chen Wei, que se desplazó a Wuhan a finales de enero. El resultado de su trabajo es una vacuna de subunidad, una fórmula de nueva generación que solo contiene ciertos antígenos específicos sin patógenos, por lo que es considerada más segura que las técnicas tradicionales.

El comienzo de los ensayos clínicos se anunció a mediados de marzo, apenas un día después de que EE UU hiciera lo propio con su proyecto, financiado por el Instituto Nacional de Salud y desarrollado por la biotecnológica Moderna Therapeutics. Este, a diferencia de la alternativa china, emplea una tecnología conocida como ARN mensajero (ARNm), la cual copia el código genético del virus en lugar de transmitir una versión atenuada del mismo. Hasta la fecha, ninguna vacuna que emplee la fórmula ARNm ha sido aprobada para su uso en seres humanos.

En esta primera etapa, la solución china se aplicó a 108 personas sanas elegidas de entre más de 5.200 candidatos, las cuales fueron divididas en tres grupos de acuerdo a la dosis recibida. Uno de ellos fue Xiang Yafei, un hombre de 30 y dueño de un restaurante que relató su experiencia para el diario hongkonés South China Morning Post. A él le tocó la dosis más baja. “Tuve 37,6º de fiebre durante los dos primeros días. Fue como coger un resfriado, con síntomas de cansancio y fatiga, pero al tercero mi estado mejoró y básicamente he estado sano desde entonces”.

Tras cumplir dos semanas de cuarentena en unas instalaciones militares, el pasado 2 de abril Xiang Yafei recibió el alta. El equipo médico tomó una muestra de su sangre en busca de los anticuerpos generados por el coronavirus, pero todavía no ha recibido una respuesta. Él no está preocupado. “Nunca tuve miedo. (…) Antes de realizar la prueba conocí en persona a la general de brigada Chen Wei, quien me aseguró que no dañaría mi cuerpo”. Una publicación del perfil oficial del EPL en redes sociales daba a entender, antes de ser eliminada, que la médico militar se había inyectado una primera versión de la vacuna ella misma, además de a otros seis miembros de su equipo.

Los datos preliminares de esta fase inicial de ensayos clínicos, en cualquier caso, han sido positivos, por lo que los investigadores han recibido permiso para continuar. En esta segunda etapa las pruebas se repetirán en una mayor muestra de sujetos, formada por varios cientos de personas, para observar su seguridad y efectividad y establecer un plan de vacuna. Esta será la última etapa antes de una tercera y definitiva ronda de ensayos