Los supercontagiadores de Covid-19 ¿existen?

Desde que hace unos meses estallara la pandemia de COVID-19 se ha hablado mucho del posible papel de los supercontagiadores en la expansión del virus. Este término, ya empleado durante otras epidemias, se refiere a personas que tendrían una mayor capacidad para transmitir un virus causante de enfermedades infecciosas.

En el caso del SARS-CoV-2 se han registrado con mucho detalle algunos episodios de contagio masivo en distintos países del mundo. Por ejemplo, a primeros de marzo, una sola persona contagió a otras 52 durante el ensayo de un coro en el estado de Washington en Estados Unidos. En España también hemos tenido casos documentados en los que unos pocos individuos habrían sido capaces de infectar a una gran cantidad de gente.

Se estima, de hecho, que un 20 % de los infectados estaría contribuyendo a un 80 % de las transmisiones. Se trataría, según los expertos, de personas que por algún motivo desconocido habrían sido portadoras de una elevada carga viral y, o bien se encontraban en las primeras fases de la infección, antes de manifestar síntomas, o bien habrían pasado la enfermedad de forma asintomática. De todos modos, más allá de esas hipótesis, lo cierto es que hoy por hoy no se conocen cuáles son las características, si es que las hay, que contribuyen a que una persona tenga más capacidad de transmitir el virus.

Un equipo de investigadores de la Universidad de Santiago de Compostela (USC) y el Hospital Universitario de dicha ciudad (SERGAS) ha publicado los resultados preliminares de un trabajo que concluye que estos supercontagiadores podrían estar detrás de una buena parte de los casos de COVID-19 en España y en el mundo.

Los científicos examinaron más de 4 700 genomas de SARS-CoV-2 de distintos países y encontraron múltiples episodios de cuellos de botella, muy probablemente asociados con huéspedes superpropagadores, que explicarían en gran medida la pandemia de COVID-19. Se trata de un estudio basado, eso sí, única y exclusivamente en el genoma de los virus, con muy poca información epidemiológica y clínica sobre los pacientes – tan solo sexo y edad -. “Nuestro objetivo no es hacer una valoración de qué características tendría un supercontagiador, en el caso de que efectivamente existiera una correlación entre determinados rasgos clínicos de los pacientes y las distintas cepas de virus”, nos explica Antonio Salas, uno de los autores de la investigación.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here