Caso UDLAP: Se descubre el complot de Barbosa para quedarse con la herencia de 720 mdd

El gobierno de Puebla está entrando en una disputa legal entre los herederos del millonario William O. Jenkins que sigue una estrategia desarrollada por la firma de abogados de Roberto Gil Zuarth, miembro del PAN, a través de la cual Miguel Barbosa busca una fortuna financiera de $ 720 millones de la Fundación Mary Street Jenkins.

El asalto judicial y policial del gobernador de Puebla, Miguel Barbosa Huerta, al financiamiento de la Fundación Mary Street Jenkins, que controla la Universidad de las Américas Puebla (UDLAP) y su fundación, siguen la línea que les indicó la firma de Roberto Gill Zuarth, miembro del Partido Acción Nacional, quien fue secretario privado de Felipe Calderón Hinojosa.

El propósito de la operación, acompañado del documento en poder de Proceso, era claro: Accuracy Legal & Consulting, SC, le había prometido al equipo de Barbosa que una vez lograda la «remoción de los actuales patronos» de la Fundación Mary Street Jenkins (FMSJ), “el estado de Puebla podrá recuperar más de 720 millones de ­dólares”. Ese monto representa el valor de los activos del fondo, que incluyen 18 inmuebles, las acciones de tres empresas -entre ellas la UDLAP- y un helicóptero, pinturas, esculturas, obras de arte, muebles y automóviles, y está en el centro de una intensa batalla legal entre los herederos del magnate. William O. Jenkins, quien estableció la fundación en 1954.

Este documento es una presentación de 35 páginas que la oficina de Gil Zuarth asignó al gobierno de Puebla; en este se detalla «una serie de procedimientos y comportamientos administrativos necesarios para eliminar a los miembros del Patronato FMSJ» y lograr «Investigación Internacional y Recuperación de activos”. La firma de Gil Zuarth fue fundada en febrero de 2018, mientras terminaba su misión como senador del PAN, alentando al gobierno poblano a apoyar a Guillermo Jenkins de Landa en el caso que inicio en 2016 en contra de su madre y los hermanos, a quienes acusaba de desviar los fondos de la fundación. También lo instó a lanzar las instituciones del Estado contra ellos mediante un “juicio de lesividad”.

Eso es exactamente lo que hizo Barbosa: su administración acusó a los miembros del patronato de robar $ 720 millones de dólares del fondo; los destituyó de sus cargos en abril de 2021, nombró otra junta y por ordenes de Barbosa, la policía vino a tomar las instalaciones de la UDLAP, también la sede de FMSJ que desde 2017 estaba embargada por el Sistema de Administración Tributaria por un crédito fiscal de 650 millones de pesos.

En agosto pasado la FMSJ denunció que Gil Zuarth diseñó la estrategia de “persecución política” contra el patronato para “apropiarse” de la UDLAP. El documento en poder de Proceso confirma esta participación del panista en un pleito que ya desbordó el ámbito privado y las fronteras estatales.

En mayo del mismo año, la periodista Gabriela Hernández también informó sobre las relaciones de Gil Zuarth y Barbosa en el sector energético: el panista era «asesor» energético del gobernador, para diseñar y presentar un “Modelo de Federalismo Energético Sustentable para Puebla”.