Policía da a conocer reunión con la ‘número dos’ de Maduro para evitar su entrada en España

Se ha dado a conocer por parte de la policía que la vicepresidenta de Venezuela, Delcy Rodríguez, nunca llegó a entrar legalmente en territorio español durante su escala del pasado lunes en el aeropuerto madrileño de Barajas. Rodríguez tiene prohibido el ingreso en territorio de la Unión Europea (UE) como parte de las sanciones acordadas por Bruselas contra el régimen de Nicolás Maduro por su política represiva y la ausencia de libertades democráticas en ese país. La ministra de Exteriores, Arancha González Laya, ha insistido desde Rabat en esta idea. «La vicepresidente de Venezuela no entró en la UE a través de España porque no puede hacerlo», ha garantizado.

Según fuentes policiales, el ministro José Luis Ábalos subió al avión para convencer a Rodríguez de que no abandonase el aparato, tras ser advertido de que esta pretendía bajar a tierra, lo que hubiera provocado un incidente diplomático. La mandataria venezolana insistía en descender de la aeronave, a pesar de que un comisario de policía le había comunicado que, si lo hacía, sería detenida en virtud de las sanciones europeas, según las citadas fuentes. Esta versión difiere de la de Ábalos, quien ha asegurado que acudió al aeropuerto a título privado a recibir al ministro de Turismo venezolano, Félix Plasencia, con quien mantiene una relación de amistad, y que no mantuvo ningún encuentro formal con la vicepresidenta. La ministra de Exteriores, desde Rabat, ha dado por buena la versión de Ábalos, aunque para ella lo más importante es que Rodríguez nunca entró en territorio español.

La escala en Madrid de la número dos de Maduro, que procedía de Caracas y tenía como destino final Turquía, se ha situado en el centro de la polémica política en España tras conocerse que durante su estancia en el aeropuerto se vio con el ministro de Transportes y secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos.

Según fuentes policiales, cuando el avión aterrizó en Barajas, la tripulación quiso bajar a tierra a descansar. En ese momento, siempre según estas fuentes, Delcy Rodríguez solicitó de manera insistente poder abandonar el avión, lo que motivó que una de las personas presentes en el aparato llamase a Ábalos para que mediase.

El ministro Ábalos llegó entonces al avión junto con un comisario de policía, quien informó a la vicepresidenta venezolana de que no podía bajar y que, si lo hacía, tendría que ser detenida al tener prohibido el acceso a la UE. Rodríguez insistió de forma vehemente en entrar en la terminal de Barajas, pero, aseguran las fuentes, fue Ábalos quien calmó a la vicepresidenta venezolana, que al final desistió y se quedó en la aeronave, acompañada durante un rato por el ministro, mientras la tripulación se iba a descansar.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here