Primero conmemoración, después terremoto

El 19 de septiembre, todos los años, se conmemora en los estados del centro del país, uno de los terremotos más catastróficos que han sucedido en el país de México. Durante este recordatorio suenan las alarmas sísmicas y la gente en sus casas, trabajos e incluso los niños en las escuelas, salen de sus lugares siguiendo el protocolo indicado de sismos.  

El día de ayer, un poco después de la conmemoración habitual, se registró un nuevo sismo, con magnitud de 7.7 y nuevamente el epicentro fue en el estado de Michoacán donde se activo una alerta de posible tsunami debido al movimiento de las placas.  

En estos momentos de situaciones difíciles para la población afectada es imposible no recordar la situación del terremoto del 1985, dónde las autoridades fueron rebasadas por los acontecimientos y no supieron responder adecuadamente, lo que llevó a los mismos ciudadanos a organizarse para atender a los afectados.  

Si bien la atención de los medios se ha enfocado principalmente a la Ciudad de México, debemos recalcar que los estados de Michoacán y Colima han sido los más afectados, en este último incluso ya se han registrado muertes. Es esencial tener a la mano los números de las autoridades indicadas para realizar labores de atención médica, rescate y también autorizar que los edificios se encuentren en óptimas condiciones para evitar más tragedias.