El movimiento #BlackLivesMatter de la calle a las redes sociales

La muerte de George Floyd provocó 8,8 millones de menciones en redes sociales según Zignal Labs. En comparación, las protestas de Hong Kong produjeron seis veces menos; 1,5 millones. Twitter y Facebook se han llenado estos días de mensajes, no solo en los Estados Unidos, sino en todo el mundo. Las protestas del movimiento #BlackLivesMatter ya son a nivel global, en un fenómeno que recuerda a otras reivindicaciones como el #MeToo.

Si juntamos estas protestas con la crisis del coronavirus tenemos un cóctel explosivo. Una situación que ha llevado a que los niveles de desinformación sean tan altos como potencialmente peligrosos. Esta vez, las empresas de tecnología no han actuado como meras intermediarias y han decidido tomar partido, en algunos casos llevando acciones para apoyar las protestas más allá de eslóganes.

El impacto de las protestas en las redes sociales ha llevado que las polémicas se extiendan rápidamente. Desde teorías como que «George Floyd no está muerto», en el canal de YouTube de conspiraciones ‘JonXArmy’, hasta la teoría de que han sido «organizaciones antifascistas las que están detrás de los saqueos». Una idea apoyada por el propio Donald Trump, quien en su polémica cuenta de Twitter los calificaba de «organización terrorista».

Según un análisis del New York Times, en los días posteriores aparecieron más de 6.000 publicaciones en Facebook relacionadas con el movimiento Antifa, consiguiendo más de 1,3 millones de reacciones. Es solo una parte de la conversación que se generó en la red. Según Zignal Labs, de los 873.000 artículos marcados como desinformación, 575.800 estaban relacionados con los Antifa.

En respuesta al mensaje de Trump, el grupo Anonymous ha decidido reaparecer en redes después de varios años sin presencia activa. En un vídeo de un minuto y medio, Anonymous advierte que irá desvelando poco a poco información sobre supuestos «crímenes cometidos tanto por el Estado Norteamericano como por Donald Trump». Días antes, el grupo Anonymous ya había enviado mensajes amenazando al Departamento de Policía de Minneapolis con revelar información sobre los agentes.

La aparición de Anonymous es otro ejemplo del revuelo actual. El pasado sábado, la policía de Dallas solicitaba por Twitter ayuda para encontrar actividades ilegales durante las protestas, pero lo que obtuvo fueron miles de memes y vídeos de K-pop. Una acción que ejemplifica cómo los usuarios utilizan las propias herramientas digitales de la policía para protestar.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here