Alcaldesa de Chilpancingo denuncia violencia política de género tras críticas por monumento

En una emotiva conferencia semanal, la alcaldesa de Chilpancingo, Norma Otilia Hernández Martínez, visiblemente afectada, ha denunciado ser víctima de violencia política de género. Estas acusaciones surgieron como respuesta a las críticas que ha recibido por su propuesta de construir un monumento en honor a Aurora Meza Andraca, la primera alcaldesa de Chilpancingo, fuera del Palacio de Cultura. Hernández Martínez expresó su frustración por el constante cuestionamiento hacia sus acciones y declaró que las mujeres también sienten enojo y determinación.

Durante el transcurso de su conferencia semanal, la alcaldesa Norma Otilia Hernández Martínez reveló una faceta emocional hasta entonces desconocida. Entre lágrimas, acusó públicamente que está siendo objeto de violencia política de género debido a las críticas que ha enfrentado por su decisión de erigir un monumento en memoria de la primera alcaldesa de Chilpancingo, Aurora Meza Andraca. Este monumento estaría ubicado fuera del Palacio de Cultura, en la plaza cívica Primer Congreso de Anáhuac.

“No es un tema por el monumento”, afirmó la alcaldesa en medio de sollozos, “es todo lo que hace la presidenta Norma Otilia debe ser cuestionado. Si hago una calle, tienen que cuestionar a Norma Otilia; si pinto el mercado, cuestionan a Norma Otilia; si festejo el Día del Padre, ahí está Lady Pachangas. De verdad, creo que hay una violencia política, profunda…”. El dolor en sus palabras fue evidente, y en ese momento, miembros de su gabinete la respaldaron colocándose detrás de ella. Fuera del recinto, se instalaron sillas para permitir que los trabajadores siguieran la conferencia, generando una atmósfera que rozaba lo espectacular.

Después de un breve silencio, la alcaldesa retomó la palabra: “nos podemos doblar, pero nunca quebrar; las mujeres lloramos, sentimos, pero también nos enojamos”. Su determinación quedó patente en sus palabras, a pesar de la conmoción evidente.

Hernández Martínez no se detuvo ahí. En su discurso, acusó a “poderes fácticos” de haber convocado a una manifestación en su contra con la intención de que abandonara su cargo como alcaldesa. Sin embargo, subrayó que dicha convocatoria no tuvo éxito, ya que provocó indignación en lugar de conformidad.

Con voz firme, la alcaldesa declaró su resolución de no retroceder y continuar con la “transformación” de Chilpancingo, pese a los desafíos y la adversidad que enfrenta.

La alcaldesa Norma Otilia Hernández Martínez ha protagonizado una conferencia semanal llena de emociones al denunciar la violencia política de género que alega estar sufriendo. A través de lágrimas y palabras de determinación, expresó su rechazo a la constante crítica que ha enfrentado por su propuesta de erigir un monumento en honor a la primera alcaldesa de Chilpancingo. Hernández Martínez destacó la importancia de reconocer las emociones de las mujeres y afirmó su firme compromiso con la transformación de la ciudad a pesar de los obstáculos que se le presenten.