Las dudas sobre el activismo feminista de Meghan Markle

A pocos días de la que probablemente será la boda del año, los medios de comunicación no hablan de otra cosa. Desde la polémica que se ha creado en torno a la figura del padre de Markle hasta cómo será el menú de la boda pasando por el clásico “todo lo que sabemos del vestido de la novia”.

Hace cinco años se hacía referencia a su trayectoria, tanto en el ámbito profesional con su papel en la serie Suits, como en el activismo en la ONUen la lucha por los derechos de la mujer. Hoy esto ha quedado relegado a un segundo plano y algunos temen que su vertiente feminista quede anulada por el protocolo real británico. En la página web de la monarquía se puede leer: “Como jefe de estado, la reina debe permanecer estrictamente neutral con respecto a asuntos políticos”.

La estadounidense se convirtió en 2014 en defensora de la participación política de las mujeres y su liderazgo en las Naciones Unidas. Un año más tarde pronunció aquel famoso discurso en esta misma instancia -llamado ‘Step It Up For Genter Equality’- donde aseguró estar “orgullosa de ser feminista”. Además, mantuvo reuniones con miembros del Banco Mundial, con Hillary Clinton y viajó en varias ocasiones a Ruanda, que tiene el mayor número de parlamentarias en el mundo.

Pero, desde que se anunció su compromiso con el príncipe Harry, Markle dejó su trabajo en Suits -donde llevaba interpretando a Rachel desde 2011- pues ser actriz y miembro de la monarquía no son compatibles (allí está el ejemplo de Grace Kelly para corroborarlo). Un decisión que no agradó demasiado a la crítica que cuestionó inmediatamente su faceta activista.

Las evidentes similitudes entre Meghan Markle y Grace Kelly

Las evidentes similitudes entre Meghan Markle y Grace Kelly (.)

Robert Lacey, historiador y biógrafo de la reina Isabel II, ya dijo al diario The Guardian que las restricciones a su libertad de expresión podrían representar “un problema existencial” para una mujer tan comprometida con los derechos de las mujeres. “Puedo ver que esto va a ser un problema real en los próximos meses e incluso años para ella, un problema existencial. No creo que la Reina Isabel II tenga prisa por invitar a Meghan al Castillo de Balmoral cuando les visite Trump (Markle apoyó a Hillary Clinton en las pasadas elecciones y tachó de “misógino” y “divisivo” al Presidente de Estados Unidos).

El periodista y especialista en la casa británica Andrew Morton -que ya firmó el bestseller “Diana: Her True Story”- ha publicado hace poco labiografía de la actriz “Meghan: A Hollywood Princess” y cree que Markle tendrá que contener su activismo pero que es lo suficientemente inteligente para “saber donde se mete”. Y añadió: “Bastante gente con la que hablé estimó que aportará cosas fresas, interesantes. Tiene ideas propias”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here